<< Volver
Yoga para niños

YOGA PARA NIÑOS en Rivas Vaciamadrid

Para niños y niñas de 7 a 12 años.
Grupos reducidos. Máximo 9 alumnos por clase.


El Yoga es una disciplina ideal para que los niños desarrollen su capacidad física y aprendan a escuchar su cuerpo y su mente, en un entorno positivo y nada competitivo. Este ambiente de calma y bienestar es muy favorable para el desarrollo físico y emocional de nuestros hijos, ya que les ayuda a relajarse y divertirse.
Todo esto se consigue a través de tres formas: las posturas, la respiración y la relajación.


Las posturas:
Las posturas del yoga están inspiradas en elementos de la naturaleza como los animales o las plantas. A través del juego se realizarán estas posturas casi sin que el niño sea consciente del ejercicio físico que realiza, conociendo, al mismo tiempo, su propio cuerpo (conciencia corporal).
La respiración:
Cuanto más tranquila y regular es la respiración, más se logra controlar los pensamientos. Enseñar a los niños a ser conscientes de su respiración y hacerlo bien tiene muchas ventajas.Para ello practicaremos distintos ejercicios (soplido, tipos de respiración, etc…) para que tengan más herramientas a la hora de relajarse.
La relajación:
Vivimos en una sociedad que va muy rápido y llevamos a los niños a un ritmo acelerado que no les permite parar. Aunque Los niños necesitan jugar y moverse, también necesitan momentos para calmarse, relajarse y descansar. Contribuye en las terapias relacionadas con la ansiedad en niños especialmente nerviosos, ayuda a superar la timidez, alimenta la confianza en sí mismos, estimula la memoria y la concentración, mejora la capacidad de aprendizaje, etc.

Un niño relajado es un niño más receptivo en todos los sentidos, más sensible con su entorno y con las personas que le rodean. Estar distendido y calmado mejora también la calidad del sueño.


El Yoga no es una disciplina que invite a la competencia, por lo tanto, disminuye la agresividad y favorece la capacidad de empatía de los niños, fomentando también el compañerismo y la amistad. Todo esto es muy importante para su progreso escolar y su integración social.
 

En la práctica de Yoga, los niños aprenden a comunicarse, 
ayudarse mutuamente, compartir sus experiencias y adquirir 
confianza en sí mismos. También se promueve el respeto 
hacia el medio ambiente y el mundo en el que vivimos. 
Imprescindible, hoy por hoy, para cuidar y querer a nuestro
planeta. 


En las clases, integraremos, algunas dinámicas de educación emocional. Ejercitar nuestro cerebro y saber ponerles palabras a nuestras emociones nos ayuda a desarrollarnos. Las personas podemos aprender el lenguaje de las emociones a cualquier edad, pero como sucede con el aprendizaje de otros idiomas, lo hablan con mayor claridad aquellos que lo han aprendido de pequeños.

Estructura de una clase: aunque… dejamos un huequito grande para la improvisación y la imaginación.
- Puesta en común (¿Cómo ha ido el día? Cosas buenas que nos han pasado, cosas “menos buenas” … ¿Cómo nos sentimos hoy?)
- Práctica de yoga (posturas a través de juegos, cuentos, canciones… y respiración)
- Relajación final (cuentos con moraleja, visualizaciones imaginativas, relajar el cuerpo paso a paso…)

Datos prácticos: No hace falta que traigan nada. Las esterillas y los soportes están aquí para todos. Para practicar los ejercicios, deben llevar ropa cómoda, un par de calcetines o bien, con los pies descalzos, como ellos prefieran.

Y… ahora ¡a disfrutar! 

María Piédrola

CLASES:

Lunes de 18:00h a 18:45h

PRECIO MENSUAL:
1 día a la semana - 40€
Clase de prueba GRATIS

RESERVAS:
Tel.. 650 695 644
Email: infoyoga@inyoga.es